whitehouse.es.

whitehouse.es.

¿Cuál es la postura del Partido Demócrata frente a la reforma fiscal?

El Partido Demócrata de los Estados Unidos ha sido históricamente el partido que representa a los ciudadanos de ingresos más bajos y la clase trabajadora de la nación. En consecuencia, los demócratas tienen una postura muy clara frente a la reforma fiscal propuesta por los republicanos en los últimos años. Los demócratas creen que cualquier reforma fiscal debe centrarse en aliviar la carga fiscal de los ciudadanos que ganan menos y en aumentar la responsabilidad fiscal de los ciudadanos más ricos y las grandes corporaciones.

Lo que los demócratas consideran un buen sistema fiscal

Para los demócratas, un buen sistema fiscal es uno que garantice que los ciudadanos de bajos ingresos no tengan que pagar más de lo que pueden permitirse, y que los ricos y las grandes corporaciones paguen su justa parte. Esto significa que los demócratas abogan por un código tributario progresivo que aumente los impuestos a medida que los ingresos aumentan, lo que ayudaría a reducir la brecha de desigualdad económica en el país. Además, el Partido Demócrata cree firmemente en la importancia de los programas de seguridad social que incluyen cosas como el seguro de desempleo, los cupones de alimentos y la atención médica asequible. Los demócratas creen que estas soluciones son esenciales para garantizar que los ciudadanos de ingresos bajos y medios tengan acceso a las necesidades básicas, especialmente cuando las corporaciones y los ricos pueden evadir impuestos a través de medios legales e ilegales.

La propuesta fiscal de la administración Tump

La propuesta fiscal del presidente Donald Trump en el 2017 defiende una reducción de impuestos significativas tanto para las corporaciones como para los ciudadanos de altos ingresos. El plan redujo el impuesto sobre la renta del 39.6% al 35% y habilitó las tarifas simplificadas, pero mucho menos progresivas para individuos con otros cambios también en la forma que se manejan ciertas deducciones fiscales. Los republicanos argumentaron que estas medidas creadas ayudarían a alentar el crecimiento económico en todos los sectores. Los demócratas creen que esta propuesta fiscal es desequilibrada y favorece claramente a los ricos y las grandes corporaciones en detrimento de los ciudadanos más vulnerables. Como resultado, muchos demócratas se han opuesto públicamente a la reforma fiscal del presidente Trump.

Los demócratas no están de acuerdo con el sistema tributario de EE. UU.

Los demócratas han expresado que el sistema tributario de los Estados Unidos actualmente es desigual y desproporcionado. El código fiscal a menudo favorece a los más ricos y permite que las grandes corporaciones eviten impuestos a través técnicas legales y a veces ilegales. Los demócratas abogan por la implementación de una serie de medidas para corregir esta desigualdad tributaria. Algunas de estas medidas incluyen el aumento de la tasa de impuestos para los ciudadanos ricos y la eliminación de los paraísos fiscales y otros mecanismos de evasión fiscal.

Conclusiones para la reforma fiscal

En resumen, los demócratas estadounidenses tienen una postura clara acerca de la reforma fiscal impulsada por los republicanos, que está fuertemente centrada en las corporaciones y en los ciudadanos de altos ingresos. Los demócratas creen que cualquier reforma fiscal debe estar diseñada para ayudar a aliviar la carga fiscal de los ciudadanos de bajos ingresos y para que ricos y corporaciones desempeñen su papel justo. De acuerdo con los demócratas, se debe aumentar la responsabilidad fiscal de los ciudadanos más ricos y las grandes corporaciones, eliminando completamente los paraísos fiscales, cerrando las lagunas tributarias y reformando el sistema para hacer que el código tributario sea progresivo.

Listas de acciones para el futuro

Para implementar estas medidas y reformas fiscales, los demócratas creen que se deben tomar las siguientes acciones: - Aumentar la tasa impositiva para los ciudadanos más ricos. - Asegurar que las grandes corporaciones paguen sus beneficios fiscales justos en lugar de evadir impuestos legalmente a través de paraísos fiscales y otras técnicas legales. - Reducir las lagunas fiscales que permiten a las grandes empresas y a las personas más ricas evadir impuestos. - Cerrar los paraísos fiscales. - Reducir la brecha de desigualdad económica mediante la reducción de la carga fiscal sobre los ciudadanos de ingresos más bajos y la clase trabajadora. - Asegurar que los programas de seguridad social se mantengan y se expandan cuando sea necesario para garantizar que todos los ciudadanos tengan acceso a las necesidades básicas. En conclusión, la postura del Partido Demócrata en relación a la reforma fiscal se concentra en aumentar la responsabilidad fiscal de las grandes corporaciones y los ricos y asegurando que todos los ciudadanos de ingresos bajos y medios tengan acceso a las necesidades básicas. Acorde con los demócratas, la reforma fiscal debería centrarse en aliviar la carga fiscal de los ciudadanos menos pudientes y en hacer que los ricos y las grandes corporaciones hagan su parte justa en la contribución tributaria.